¿qué es apps4citizens?

Este proyecto tiene por objetivo promover el uso de las aplicaciones como un instrumento útil para mejorar la calidad democrática de la toma de decisiones a través del compromiso social y político de la propia ciudadanía.

El proyecto se articula sobre cuatro iniciativas, articuladas por dos líneas de trabajo:

investigación: a través de la appteca y la wikapp se produce la recopilación de datos, información y experiencias para el avance del conocimiento en torno al desarrollo de soluciones tecnológicas para problemas sociales.

acción: el hackapp y el festivalapp son posibles a partir del trabajo previo, y conllevan la realización de un producto tangible, aprovechable por la comunidad.

  • appteca: Recopilatorio de aplicaciones clasificadas por tema y ámbito de desarrollo. Necesariamente deben permitir algún tipo de interacción por parte del usuario. El rol del ciudadano participativo se construye a partir del diseño de tecnología que contemple e incentive esta posibilidad.
  • hackapp: el hackathon es definido usualmente como un encuentro colaborativo de programadores-de 1 a 7 días de duración aproximada- orientado al desarrollo de software libre, capaz de dar una solución tecnológica a un reto social o educativo planteado. Desde apps4citizens nos hemos propuesto rehacer la definición de este proceso, al cual denominamos hackapp, enfocado en el desarrollo de aplicaciones para la participación ciudadana y el compromiso social.
  • festivalapp: Reconocimiento de las aplicaciones más relevantes en cada uno de los ámbitos.
  • wikapp: el espacio de conocimiento y reflexión en torno al papel de las TIC para el compromiso social y político, que recoge artículos, buenas prácticas y referencias en todo el mundo que actúan como capital intelectual e inspiracional para el desarrollo de las mejores aplicaciones y modelos.

Clasificación:

Las aplicaciones de apps4ictizens tienen un carácter marcadamente cívico-social, por este motivo su clasificación, aunque temática, se construye en base a articular nuevos escenarios donde la participación ciudadana es el elemento fundamental. El listado temático de aplicaciones no es estanco, se analiza la creación de una nueva categoría si el aprendizaje en torno al desarrollo del propio proyecto lo demanda.

• movilidad: el ciudadano, con la ayuda de la tecnología, ha comenzado hace algunos años a producir plataformas y aplicaciones móviles que, junto al resurgimiento de la economía colaborativa, brindan pequeñas soluciones al problema de la movilidad (City Carshare, Bla Bla Car, Social Car, etc.)

• educación y emprendeduría: nuevas formas de gestionar la vida pública, la economía y el mundo de la empresa, con el fin de pensar en la educación que sería necesario impulsar para hacer de esa sociedad abierta una realidad (MHM, Scuola Mobile, ¿Cómo estoy hoy?). También se contemplan las experiencias de desarrollo de jóvenes emprendedores en el ámbito escolar.

•  fiscalización, transparencia y conciencia política: en una sociedad decepcionada, crítica y muy informada, la política democrática está cada vez más vigilada por los ciudadanos. Se está produciendo un cambio radical en la comprensión y aceptación de una determinada praxis en la gestión política e institucional, y  las apps son aprovechadas en esta dirección (El Teu Parlament, YoVeoVeo, Critizen, entre otras).

• periodismo ciudadano: explorar el potencial del ciudadano como sensor ― a través de su móvil― recopilando datos e informaciones de interés en relación a temas sociales, que servirán como base para generar contenidos periodísticos de investigación desde distintos enfoques. El ciudadano como informador, como sucede con las apps Bambuser, Meerkat o Periscope.

• economía social y colaborativa: en lo que refiere a social, apps que incentiven modelos de negocio basados en redes horizontales que fomenten la  creación de lazos sociales duraderos entre sus miembros y comunidades empoderadas en la solución de conflictos.  En lo que tiene que ver con colaborativo, se reconocen apps de modelos neocapitalistas de acumulación de capital por parte de la plataforma.

• Seguridad ciudadana: aplicaciones que procuran por más seguridad a través de la articulación del trabajo del Estado, la ciudadanía y otras organizaciones de bien público. El énfasis está puesto en un habitante proactivo que aporte información de valor en beneficio propio y del resto de la comunidad.

• Artivismo: explorar nuevas posibilidades que combinen el arte con el activismo a través de las aplicaciones. El artivista se manifiesta habitualmente en contra de las publicidades, con intervenciones de arte callejero o arte urbano.

• Empoderamiento para la inclusión: vivimos en la época digital y conforme avanzan las tecnologías, la complejidad de las aplicaciones aumenta y crece el reto de manejarlas, pero también la oportunidad para lograr que las personas con discapacidad accedan a lo que aportan estas tecnologías. Incluso puede influir en su participación en la vida social, cada vez más vinculada al uso de móviles.

• Salud y calidad de vida: apps para explorar nuevos caminos de vida sana, tanto en el ámbito médico como en el del entrenamiento y la prevención de enfermedades.

• Turismo responsable: nuevas formas de viajar, en reacción  a  los impactos negativos del turismo: daños a ecosistemas, enajenación de tierras, desestructuración de las sociedades locales. El objetivo es la sostenibilidad del fenómeno turístico.

• Activismo y participación ciudadana: aplicaciones que dan a los ciudadanos la posibilidad de actuar y/o de organizarse política y socialmente.

• Medioambiente y sostenibilidad: empoderar al ciudadano para cuidar el planeta por medio de las nuevas tecnologías (ahorro de agua, energía, reciclaje, etc.).